Colegio de Psicólogos Prov. de Santa Fe 2ª Circ. | Políticas de Gestión 2016/2018
3747
page-template-default,page,page-id-3747,page-child,parent-pageid-39,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive

Políticas de Gestión 2016/2018

POLÍTICAS Y PAUTAS DE TRABAJO DEL DIRECTORIO

 

Para este directorio (periodo 2016-2018), Colegio Abierto implica una apuesta colectiva que nació a través del encuentro de psicólogas y psicólogos pertenecientes a distintas generaciones, quienes estamos dispuestos a construir un espacio que aloje y vehiculice como política común las distintas problemáticas que nos afectan a todos y todas.

 

Entendemos que para ello es necesario hablar de derechos y dignificaciones: derecho al trabajo digno y derecho a un sistema previsional digno; cuestiones éstas que no podemos escindir de la habilitación de espacios colectivos de discusión y formación.

Buscamos hacer de nuestro Colegio un lugar donde resuenen todos los aspectos que hacen a las condiciones de trabajo, en los ámbitos público y privado. Espacios colectivos donde podamos democrática y seriamente discutir acerca de las políticas que nos interpelan en el ejercicio de nuestras prácticas.

Porque si se trata de administrar el statu quo, el Colegio de Psicólogos se puede gerenciar, tal cual sucedió en los últimos dos años (2014-2016). Pero cuando decimos transformación se torna imprescindible facilitar lazos de solidaridad, de discusión política y producción teórica. En síntesis: facilitar el encuentro.

 

Sin el entusiasmo, sin la construcción de colectivos que disputen en lo social aquello que es pertinente a nuestra profesión -la que se constituyó a partir de prácticas ganadas a pulso y legitimadas socialmente a causa de sus efectos-, la política institucional se reduce a práctica administrativa; tercerizada, por lo demás.

Estamos construyendo un modo de hacer Colegio donde los lazos sean inclusivos, donde se haga lugar a las diferencias y se promueva la participación. Un ámbito genuinamente democrático, abierto y plural. De este modo, creemos que se hace necesario poder arbitrar los medios para que las delegaciones estén implicadas en cada uno de los aspectos mencionados, y en ese camino estamos. 

 

Las circunstancias por las que atraviesa nuestro país -creciente avasallamiento sobre los derechos básicos de las mayorías populares, activas políticas al servicio de los sectores de poder más concentrado- nos llevan a considerar lo gremial como núcleo central de todo accionar posible, procurando defender con criterio e inteligencia los diversos aspectos de nuestras condiciones laborales.

Por lo que estamos encausando un Colegio Abierto a:

 

  • Convocar y alentar a colegas a participar en la defensa de nuestros intereses gremiales, tanto con Obras Sociales y Prepagas, como asegurando condiciones dignas para los trabajadores en relación de dependencia o los colegas precarizados, tanto en los ámbitos público como privado. Tarea que se procura articular con las distintas representaciones sindicales de los matriculados para acordar políticas de acción.
  • Invitar a las y los colegiados a analizar y diseñar vías de acuerdo respecto a los aranceles con el fin de evitar el efecto coercitivo de algunas Obras Sociales que, ante la gestión por parte del Colegio de mejores honorarios, amenazan con hacer convenios con grupos cerrados de prestadores, claro obstáculo para generar condiciones dignas de trabajo.
  • Fortalecer al Colegio como institución central para nuestra formación y reflexión crítica sobre nuestras prácticas.
  • Impulsar relaciones inter-institucionales, articulando con las universidades instancias de formación sobre los temas más relevantes de nuestra práctica. Aspiramos a que el Colegio se constituya en un interlocutor de referencia en la construcción de proyectos y programas de formación de las distintas universidades.
  • Promover una amplia difusión de las diferentes actividades de formación poniéndolas al alcance de la totalidad de las y los colegiados. En las delegaciones facilitar el acceso a las mismas a través de medios audiovisuales y habilitar la creación de instancias propias de formación fortaleciendo los espacios de intercambio.
  • Generar, en el marco de la Ley Nacional de Salud Mental, un espacio interdisciplinario de consulta y asesoramiento que contemple los derechos de las y los usuarios y las condiciones de trabajo.
  • Potenciar espacios y encuentros referidos al Acompañamiento Terapéutico,  trabajando en la lectura y la formación respecto de las prácticas, y analizando las situaciones laborales actuales promoviendo mejores condiciones para el desenvolvimiento de las mismas.
  • Constituir como un eje central las cuestiones de género y diversidad, transversal a los diferentes espacios, promoviendo acciones comunitarias. El Colegio debe constituirse en un actor principal para visibilizar y agendar las problemáticas de género, diversidad sexual y diversidad cultural, así como la alarmante situación de violencia de género que no puede ser reducida a hechos policiales.
  • Defender un sistema previsional solidario y universal que garantice la posibilidad de incluirnos, para que el aporte sea proporcional a los ingresos, y que asegure una jubilación digna. Democratizar ámbitos de construcción en vistas a una instancia superadora en materia de seguridad social.

 

Trabajaremos considerando los siguientes e indisociables ejes:

 

1) Atender la urgencia de quienes han sido demandados por deudas con la caja del Arte de Curar.

2) Contemplar las situaciones de las y los colegas que, merced a la dificultad de ingresar como aportantes al actual sistema jubilatorio, se ven forzados a trabajar en condiciones de ilegalidad, viendo limitadas sus posibilidades de trabajo, sin cobertura en salud y  sin expectativa jubilatoria futura

3) Defender como derechos adquiridos la realidad de quienes habiendo aportado toda una vida laboral esperan una justa retribución a la hora del retiro, así como los de aquellas y aquellos que ya se encuentran jubilados.

 

  • Considerar la información como un derecho público, dándole un lugar central a la accesibilidad a la misma por parte de todas y todos los colegiados. Como ser en lo referido a concursos, ofertas de trabajo, convocatorias, modificaciones legales, etc. Promoviendo asimismo la comunicación como espacio tendiente a la socialización de experiencias de trabajo que desde distintos ámbitos puedan estar produciéndose.
  • Difundir e implicarse en el marco nacional que viene promoviendo la Federación de Psicólogos de la República Argentina (FePRA) como activo defensor de la exigencia de la Plena implementación de la Ley 26.657 y el fortalecimiento de la institucionalidad que la misma dio origen: Órgano de Revisión, Consejo Consultivo y Plan Nacional, así como la activa participación que viene teniendo nuestra Federación en la exigencia de la restitución de los dispositivos de políticas territoriales de Salud Mental arrasadas en el Ministerio de Salud y dependencias como el Centro Fernando Ulloa. Ubicar al colegio en una verdadera integración del territorio provincial y la red federal.
  • Articular con el Movimiento de Usuarixs y Trabajadorxs en defensa de la Ley Nacional de Salud Mental y Adicciones (Ley 26.657).
  • Ser un actor partícipe de la implementación y revisión de las políticas públicas de nuestra provincia. Para ello se vuelve imprescindible articular acciones, no sólo con las instituciones del Estado frente a quienes debemos agendar prioridades y direccionalidad en las políticas, sino también con las organizaciones de la comunidad.
  • Promover la construcción de  un Plan Provincial de Salud Mental acorde a la Ley Nacional n°26657 de Salud Mental y Adicciones.
  • Participar fuertemente en la gestación de un diagnóstico de las actuales problemáticas poblacionales, en vistas a posibilitar la adecuación de las prácticas, dispositivos y lineamientos, en el marco de la nueva legislación en el campo de la Salud Mental con especial énfasis en Infancia y Discapacidad.
  • Insistir en la urgencia de viabilizar las condiciones materiales a fin de efectivizar el cambio de paradigma previsto en la legislación en materia de infancia y adolescencia. Para ello se incluirá requerir a los gobiernos provincial y municipal una planificación con objetivos, metas, tiempos y partidas presupuestarias para su implementación en el corto y mediano plazo.
  • Transparentar y profundizar una política de concursos en el ámbito público, ubicándolos como herramienta imprescindible para la legitimación y dignificación del acceso a planta.
  • Promover el establecimiento de Sistemas de formación continua en el ámbito público que contemplen una articulación con Universidad y Colegio.
  • Formalizar Sistemas de concurrencias, con evaluación y sistema de tutorías, reconocimiento de la función docente.
  • Reafirmar los principios establecidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y las banderas de la Memoria, la Verdad y la Justicia.
  • Realizar acciones dirigidas  al pleno cumplimiento del texto de la Ley Nacional de Salud Mental, en la medida de nuestras atribuciones y posibilidades. En el campo de los Derechos Humanos y el de la Salud Mental se observan el reconocimiento de los derechos de los usuarios de los servicios de salud mental, expresados constitucionalmente en nuestra Ley , como así también en el derecho de todas y todos los ciudadanos al pleno reconocimiento de sus derechos humanos y a la protección de su salud.
  • Respaldar institucionalmente la continuidad de los juicios por la Memoria, la Verdad y la Justicia que se están realizando en nuestra ciudad y en el país. Prestar la colaboración que se nos requiera y la que seamos capaces de aportar desde nuestras prácticas y en tanto ciudadanos responsables por la preservación del Estado de Derecho.

 

En síntesis, queremos recuperar lo mejor de nuestra historia como colectivo, primero como Asociación de Psicólogos, luego como Colegio, en un encuentro de generaciones, incorporando nuevas problemáticas, reivindicaciones y campos de nuestras prácticas. No renegamos de nuestro origen fundacional como colectivo.

Tres dimensiones trazan nuestro accionar:

–   Lo político como expresión de la necesidad de transformación social, de una obra colectiva en el camino que hoy marca el paradigma de los derechos humanos.

–   La reivindicación gremial como la necesidad de lograr las condiciones que permitan sostener las políticas y prácticas que proponemos.

–   La formación como el ámbito que aporta fundamentación y consistencia para sostener una ética y compromiso acerca de las maneras de abordar el sufrimiento humano.